La cuestión del papa hereje - 4

Agosto 23, 2017
Origen: Distrito de México
"Las puertas del Infierno no prevalecerán..."

Después de haber definido cuidadosamente los términos, revisamos la cuestión esencial; ¿Puede el Vicario de Cristo ser herético, en el sentido estricto de la palabra?

El reverendo padre Jean-Michel Gleize ha sido profesor en el Seminario de San Pío X, de la FSSPX, en Econe, Suiza, durante 20 años; actualmente imparte eclesiología. Es autor de numerosos artículos en Courrier de Rome y es asesor de la comisión responsable de las discusiones doctrinales con la Santa Sede.

La cuestión del papa hereje - 1: Introducción al problema
La cuestión del papa hereje - 2: El caso del Papa Juan XXII
La cuestión del papa hereje - 3: ¿Puede un Papa caer en herejía?

Parte 3: Acerca del Papa y la herejía

Definición de la herejía

La herejía debe ser entendida primero como un acto humano moralmente malo, en otras palabras, un pecado. Pero como el acto de fe al que se opone, este acto es complejo, ya que depende simultáneamente del intelecto y de la voluntad. En la medida en que depende del intelecto, este acto es un error que puede ocurrir de dos modos: negación pura y simple; solamente una duda. En la medida en que depende de la voluntad, este acto es la negación de dar la adhesión del intelecto a la verdad que se niega o se duda.

Pertinacia o Error

Esta negación puede ocurrir de dos modos, dependiendo de si es culpable o no. La herejía ocurre específicamente cuando hay una negación voluntaria, con plena advertencia, hacia el simple hecho de que las verdades negadas o dudadas son propuestas por la autoridad de la Iglesia, y no al hecho adicional de que la autoridad de la Iglesia representa la de Dios y, por lo tanto, obliga moralmente. Con respecto a este segundo hecho, la advertencia no se define la herejía como tal, sino en la medida en que es culpable. Esta culpabilidad equivale a la pertinacia, es decir, al rechazo de la cuestión de fe, puesto que, según la opinión de la persona que la rechaza, parece claramente obligatoria porque es propuesta por la autoridad del legítimo representante de Dios, en este caso el Magisterio de la Iglesia.

Por otra parte, el rechazo no culpable ocurre, en alguien que, sin culpa de su parte, ignora que este Magisterio eclesiástico le obliga a creer porque representa la autoridad divina. Por lo tanto, la pertinacia se refiere directamente al acto interno de herejía, que es el acto de adhesión al error.

Formal o material

A nivel del acto externo, que es el acto de profesar la verdad o el error, el simple rechazo (culpable o no) a profesar la verdad propuesta por el Magisterio es suficiente para definir la herejía de forma específica. En consecuencia, cuando calificamos la herejía como formal o material, dependiendo de si se trata o no de pertinacia, esta distinción sólo concierne al acto interno de herejía.

¿Acto de herejía o proposición herética?

A nivel del acto externo, el rechazo de la autoridad del Magisterio eclesiástico corresponde a la herejía propiamente dicha, cualquiera que sea el caso en cuanto a la posible pertinacia a nivel del acto interno. Esta pertinacia se manifiesta en el foro externo cuando la autoridad competente interviene para obligar al interesado a retractarse y éste, con pleno conocimiento de los hechos, se niega a hacerlo. En segundo lugar, el término herejía designa, por la analogía de atribución, el valor doctrinal de una proposición que se opone y contradice el dogma católico. Desde esta perspectiva, para determinar la herejía, es necesario y suficiente aplicar las reglas simples de la lógica formal. La determinación se impone automáticamente, se acepte o no, pero se aplica a una expresión especulativa, una simple proposición literal, al margen de la persona que la pronuncia.

Herejía oculta, pública o notoria

Por otra parte, entendida en el primer sentido como un acto humano moralmente malo, la herejía externa como tal es distinta de la herejía interna, que no es manifiesta en absoluto. Se expresa por medio de signos (palabras, acciones, omisiones), aunque nadie los note. A veces es oculta, a veces pública y a veces notoria. Si la manifestación es conocida por un pequeño número de testigos discretos, se dice que la herejía es oculta. Si es conocida por la mayoría de la gente, es pública. La notoriedad es otra cosa, porque es de orden jurídico y equivalente a un mayor grado de conocimiento público. La notoriedad legal resulta de una determinación jurídica por parte de la autoridad (por ejemplo, por una sentencia judicial dictada en un asunto que ha sido resuelto o por la confesión de un delincuente ante el tribunal).

En efecto, la notoriedad se produce cuando el acto se realiza en tales circunstancias que ningún artificio puede ocultarlo y ninguna sutileza jurídica puede excusarlo, por ejemplo un delito flagrante (ofensa a la ley) (véase Raoul Naz, "Délit", Dictionnaire de droit Canonique (Letouzey 1949), 4: 1087 - 1088). La herejía notoria, por lo tanto, no es una herejía de la que todo el mundo sepa. Es el tipo de herejía que se deriva de actos que son denunciados jurídicamente por la autoridad jerárquica de la Iglesia como incompatibles con el bien común de la sociedad católica. En un sentido estrictamente jurídico, hablamos sólo de herejía oculta o notoria, y el concepto de herejía pública se reduce al de la herejía oculta. En este sentido jurídico (que es usado en el derecho canónico), cualquier acto externo que no haya sido constatado por la autoridad es oculto.

Infalibilidad y herejía

Habiendo hecho estas distinciones y aclaraciones, intentemos plantear el problema que nos ocupa: ¿puede el Papa caer en herejía? El Papa es un hombre llamado por Dios para ejercer el poder supremo y universal de la jurisdicción (y por lo tanto del Magisterio o enseñanza) sobre toda la Iglesia. Siendo hombre, sigue estando, como todos sus congéneres humanos, sujeto al error. Para no estar sujeto al error, es necesario que Dios le dé una seguridad explícita, especificando los límites dentro de los cuales gozará de esta infalibilidad; y esta seguridad ha sido dada por Dios bajo determinadas circunstancias fuera de las cuales no hay razón para decir que el Papa es infalible. Para decirlo de forma más precisa, estos límites no abarcan todo ejercicio de su función, sino sólo un tipo de acciones particulares, cuya actuación puede leerse claramente por medio de los criterios de la locutio ex cathedra (hablando desde la silla del profesor, con autoridad).

Todos los teólogos reconocen que fuera de estos límites el Papa no es infalible, aunque algunos de ellos han llegado a afirmar que sería ordinariamente inerrante. (Para mayor información, véase Jean-Baptiste Franzelin, De divina traditione (4ª edición, 1896), tesis 12, apéndice 1, principio 7 y sus corolarios, pp. 118-141, Dublanchy, "Infaillibilité du pape", Dictionnaire de Théologie Catholique, Col. 1711-1712, Straub, De Ecclesia, núms. 968 y siguientes, y Lucien Choupin, SJ, Valeur des décisions doctrinales et disciplinaires de Saint-Siège (Paris: Beauchesne, 1913), pp.). Consideremos también las palabras del teólogo dominicano P. Thomas Pègues, citado por Choupin, op. Cit., P. 55.:
 

Estrictamente hablando, esta enseñanza (habitual del Papa) podría estar sujeta a error. Tenemos mil razones para creer que no lo está. Probablemente nunca lo ha estado y es moralmente cierto que nunca lo estará. Pero hablando absolutamente, podría estarlo, en cuanto que no está garantizada por Dios, ya que Él garantiza la enseñanza formulada mediante una definición.”

¿Hasta qué punto se puede equivocar un Papa?

Por lo tanto, no es una contradicción decir que el Papa, como hombre, puede equivocarse, incluso en el ejercicio de sus funciones, e incluso hasta llegar a la  herejía. Pero esta conclusión se deriva del nivel universal, que es el nivel de la mera posibilidad, es decir, la compatibilidad de las nociones abstractas; y no se aplica a un riesgo real en cuestiones de hechos, o a una probabilidad mayor o menor, y mucho menos a una frecuencia. En consecuencia, aunque sea indudable, esta conclusión no equivaldría (al menos no todavía) a la afirmación de que el Papa Francisco es hereje.

El Papa puede equivocarse hasta llegar a la herejía material por lo menos: ningún teólogo discute eso. La cuestión que se debate no es si puede llegar hasta la herejía formal, con pertinacia. En efecto, el paso de la herejía material a la herejía formal depende, como tal, del foro interno y es imposible de verificarse. La única cuestión que importa es lo que puede suceder en el foro externo. Desde esta perspectiva, es evidente que el Papa puede caer en la herejía oculta: no sólo la herejía privada, sino incluso la herejía pública.

¿Puede un Papa caer en herejía notoria?

Por otra parte, si hablamos de herejía notoria, es obvio que es imposible que el Papa caiga en ella durante el transcurso de su vida: la herejía notoria es una herejía que es declarada por el superior competente, y como el Papa no tiene superior aquí en la tierra, nadie es competente para declarar canónicamente su herejía. Por lo tanto, desde una perspectiva estrictamente canónica, durante su vida, el papa sólo podría caer en la herejía oculta. Una vez que ha muerto, su sucesor puede declarar su herejía y convertirse en notoria. Pero eso no nos autoriza a decir que el Papa podría caer en una herejía notoria, ya que por definición, esto sólo podría tener lugar durante su vida.

Esto sólo nos permite decir que un Papa puede ser anatematizado póstumamente, siempre que no nos dejemos engañar por este término, ya que un papa fallecido no es papa. En realidad, este anatema se dirige, estrictamente hablando, no a su persona, sino a sus afirmaciones: la herejía es notoria, pero lo es si no se entiende en el primer sentido, como acto moral de una persona, sino en el segundo sentido, como la descripción doctrinal de una proposición. 

R.P. Roger-Thomas Calmel, OP, quien discutió la cuestión de la herejía papal moderna

Casos antes y después del Vaticano II

En cuanto a lo que ha ocurrido de hecho, la respuesta es doble, dependiendo de si se trata de hechos previos al Concilio Vaticano II o de los hechos presentes, desde el período inaugurado por el Concilio Vaticano II. En el primer caso, sólo el papa Honorio ha sido anatematizado póstumamente, hablando estrictamente no como hereje, sino como favorecedor de la herejía; por otro lado, sus sucesores, San Agatón y San León II, nunca proclamaron el destronamiento póstumo de Honorio, quien nunca dejó de ser reconocido como un papa legítimo. (Para una discusión más detallada, consulte el artículo "Une crise sans précédentes" que apareció en la revista del Institut Universitaire saint Pie X, Vu de haut 14 (otoño de 2008), pp. 78-95).                  

En el caso del período actual, todavía no se ha producido ninguna declaración canónica para declarar jurídicamente la notoriedad de lo que podría ser la herejía de los papas conciliares. ¿Podemos hablar, sin embargo, de una herejía oculta? Es indudable que la actitud de estos papas responde a los presupuestos del liberalismo y del modernismo, que han sido condenados por el Magisterio, y que, por lo tanto, estos papas favorecen la herejía, en cuanto que predican y ponen en práctica las enseñanzas del Concilio Vaticano II y llevan a cabo todas las reformas que se deriven de él.

Los teólogos modernos dicen que la herejía papal es imposible

Por eso, considerando las declaraciones aparentemente unánimes de teólogos de la época moderna (que consideran improbable la herejía de un papa), respondemos primero que su opinión no niega que el papa pueda caer en la herejía; niega que pudiera caer en una herejía formal y pública, aunque no fuera notoria. En segundo lugar, respondemos que la tradición teológica es falible y susceptible a ser reformada, aunque sea temporalmente unánime, ya que no es constante. Un ejemplo de lo anterior es la cuestión de los teólogos escolásticos, quienes creían unánimemente que la materia del sacramento del Orden radicaba en la entrega de los instrumentos, opina Franzelin, op. cit., Thesis 17, nos. 360 - 362:
 

Incluso si se pudiera demostrar que el consenso existía temporalmente, no era constante y, como dijimos, es un argumento gracias al cual probamos que tal consenso, si lo hubo, no pertenecía a una forma firme y segura de pensar (sic) sino a una opinión.”

Por lo tanto, el período que hemos estado viviendo durante cincuenta años podría llevar a los teólogos a revisar y perfeccionar la postura que se había seguido desde el siglo XVI. Más aún, ya que uno de ellos, el P. Dublanchy op. cit., concluyó en términos muy mesurados: “Esta opinión vale tanto como las razones que la apoyan; pero de ninguna manera está garantizada por la Iglesia ni adoptada por los teólogos en conjunto”. También vemos claramente que en la época del Concilio Vaticano I, Mons. Zinelli, igualmente citado por el que plantea la objeción, no afirma nada categórico. Considerando como tal vez probable que el Papa nunca caiga en la herejía, añade inmediatamente que, aunque Dios lo permitiera, no dejaría a su Iglesia indefensa y a merced de esa tiranía.

En cuanto al argumento de razón que se cree que apoya esta opinión, respondemos que incluso si la infalibilidad personal absoluta fuera aconsejable para ejercer el cargo, esto sería sólo una cuestión de conveniencia. Tal privilegio no está incluido en la promesa de la infalibilidad papal, que sólo concierne al oficio; además, la revelación no dice nada al respecto. El sentido común nos lleva incluso a pensar que esta infalibilidad no es estrictamente necesaria: aquel que intenta probar demasiado termina por no probar nada, y se corre el riesgo de devaluar la infalibilidad mientras se trata de extender más allá de sus límites. Por lo tanto, es posible que el papa pueda errar personalmente en la fe, aunque su oficio nunca se comprometería solemnemente al servicio de la herejía.

Papas recientes y herejías

Los acontecimientos que siguieron al Concilio Vaticano II, lo demuestran suficientemente. He aquí el análisis del P. Roger-Thomas Calmel, tomado de su manuscrito inédito de 1973, L'Église plus grande que le pape, que se conserva en los archivos personales del arzobispo Lefebvre en el seminario San Pío X en Ecône.
 

El privilegio de la infalibilidad siempre preservará al Papa de cambiar la religión formalmente. Pero, incluso sin cambios formales, los intentos [de hacerlos] o los actos de complicidad o cobardía pueden ir muy lejos y convertirse en una prueba muy cruel para la Santa Iglesia. El sistema modernista, o más precisamente el mecanismo y los procedimientos modernistas, ofrecen al Papa una nueva ocasión de pecar, una posibilidad de evadir su misión que nunca antes se le había propuesto. Una vez admitido el doble principio modernista: primero, la reforma universal, especialmente en el caso de la liturgia, en nombre de una cierta apertura pastoral al mundo moderno; segundo, la abdicación de la autoridad regular y definida en favor de las formas fingidas, efímeras y anónimas de autoridad, que son típicas de las diversas formas de la colegialidad; en resumen, una vez que el doble principio del modernismo penetró en la Iglesia, esta consecuencia destructiva fue el resultado: la tradición apostólica en materia de doctrina, moral y culto fue neutralizada, aunque no aniquilada, sin necesidad de que el papa oficial y abiertamente negara toda la tradición y, por tanto, proclamara la apostasía.”

En cuanto al argumento que citaría a la historia como su autoridad, respondemos que, ciertamente, ningún papa ha caído jamás en una herejía notoria, sin embargo, algunos papas favorecían la herejía y algunos todavía lo hacen. Y que uno de ellos fue anatematizado como "favens haeresim" póstumamente.

Teniendo en cuenta las declaraciones de los teólogos de la época medieval, que consideran probable la herejía papal, y que aunque afirman que el papa puede caer no sólo en la herejía material, sino también en la herejía formal y pública, hay que señalar que no sostienen que la herejía del papa sería notoria.

Los hechos históricos citados por estos teólogos, demuestran como mucho que el papa puede ser materialmente hereje y favorecer públicamente la herejía, pero no que sea formalmente hereje de una manera notoria.

En la siguiente parte de la serie, investigaremos de forma más detallada el caso del Papa Francisco.