Sangre de Cristo, solaz en las penas, sálvanos

Julio 02, 2020
Origen: fsspx.news

La Sangre Preciosa pertenece de manera completamente especial a los hombres. Por lo tanto, Dios los invita a bañarse en esta Sangre para obtener, no solo la limpieza de sus almas, sino también el poder de una vida nueva y sobrenatural.

No hay un solo punto de la ciencia teológica que no recuerde la Preciosísima Sangre. Todas las ceremonias de la Iglesia lo repiten, todos los sermones son exhortaciones a recurrir a ella. Los sacramentos no son más que la comunicación de su virtud todopoderosa. Todos los actos sobrenaturales se deben a su acción. No hay nada santo sobre la tierra que pueda ser separado de ella; todo lo que nos santifica depende de esa Sangre Preciosa: es necesariamente una rama, una hoja, una flor o un fruto de la Preciosísima Sangre.

En sus fuentes, Dios llama a los pecadores, para que puedan sentir el alivio de sus cargas; solo allí reciben la remisión de sus pecados, solo allí recobran el título de hijos que habían perdido; es en estas olas vivificantes que los santos son llamados; es en la Sangre Preciosa que los hombres reciben la energía del martirio, la felicidad de la vocación, las gracias del celibato, las austeridades, la caridad heroica y los magníficos favores que los llevan a la santidad más elevada.

Es en esta fuente donde la oración obtiene su sustento secreto; es allí donde el ojo se purifica para ser admitido a la contemplación sublime; es allí donde se encienden las llamas internas de la caridad que solo encuentra su felicidad en el sacrificio; es allí donde el hombre obtiene la fuerza para triunfar con seguridad y felicidad en las dificultades aparentemente insuperables (...)

Cuando el hombre es "renovado" en Jesucristo, como sea que se manifieste esta renovación, ya sea por amor a los sufrimientos y por los placeres que encuentra en el desprecio, o por la gracia de la oración y disgusto hacia el mundo; ya sea por una humildad extraordinaria y el deseo de la vida oculta, o por el celo de la salvación de las almas -la energía en las empresas santas y la firmeza de la perseverancia las obtiene de esta Sangre de donde procede toda su nueva vida.

Los santos, los pecadores, los cristianos ordinarios, todos, cada uno a su manera, necesitan continuamente recurrir a la Preciosa Sangre; y al igual que el maná en la boca de los israelitas adquiría el sabor que a cada uno le parecía más agradable, así también sucede con la dulzura, la variedad y la propiedad de las gracias de la Preciosa Sangre.